Técnicas de Design Thinking para sesiones y formaciones ¡Las emplearás!

Seguro que en numerosas ocasiones has empleado en tus formaciones o sesiones técnicas de Design Thinking sin darte cuenta. Por ejemplo, el “Brainstorming”, las “Actividades de reactivación” o la “Matriz de motivaciones”. Estas son algunas técnicas que se pueden emplear, pero permíteme que te muestre algunas otras, que bajo mi punto de vista son más divertidas y diferentes y por qué no, más novedosas.

Para comentar, comentar brevemente lo que es Design Thinking y en qué consiste.

Es una nueva metodología para el desarrollo del proceso creativo y la creación de nuevos productos y servicios. Es utilizado en gran medida por áreas de comunicación, de creatividad o de marketing. Sin embargo, contiene una cantidad de técnicas aplicables en múltiples ámbitos y además ofrecen resultados extraordinarios.

design thinking

A través de una serie de pasos se completa la solución a un problema del usuario.

Los pasos son:

  1. Empatizar: en esta fase se trata de ponernos en los zapatos del usuario y determinar los problemas que éste puede encontrar. Posteriormente, se seleccionan 1 o 2 de los problemas con los trabajaremos en las siguientes fases.
  2. Definir: una vez tenemos el problema, definimos el objetivo que queremos lograr y el público objetivo, pues no es lo mismo desarrollar un servicio o producto para jóvenes, adultos o niños, por ejemplo.
  3. Idear: en esta fase se trata de pensar en ideas para lograr el objetivo que nos hemos marcado.
  4. Prototipar: una vez que tenemos la idea definida, tenemos que hacer un “prototipo”, una especie de maqueta, de lo que va a ser la solución que hemos desarrollado al problema o problemas principales que queríamos atajar.
  5. Evaluar/testear: esta fase consiste en entregar, mostrar el prototipo al usuario para que nos de feedback y podamos desarrollar la versión final de nuestro producto o servicio.

Como puedes imaginar, estas fases son largas y llevan bastante tiempo, pero si se realizan todos los pasos aplicando algunas de las numerosas técnicas existentes, el éxito está asegurado.

Y hablando de esas técnicas, voy a comentar algunas de ellas que puedes emplear en formaciones y sesiones. Ponle imaginación y prueba a utilizarlas, comprobarás su gran versatilidad.

Técnica de Walt Disney

Podemos hacerlo con todo el grupo si no es demasiado grande o hacer grupos entre 4 y 8 personas.

Hay 3 personajes: El Soñador, el Realista y el Crítico.

design thinking

Si hay 4 o 5 personas, que 2 o 3 sean Soñadores, una el Realista y otra el Crítico. Si ya hay más de 5, que se equilibren un poco los personajes, pero los que “sobren” por impares, a Soñadores.

Es importante no juzgar ninguna idea en un primer momento, ni Soñadores, ni Realistas, luego serán los Críticos los que analicen si es o no posible aportando sus motivos.

Todo comienza con un Brainstorming por parte de los Soñadores. Posteriormente, el/los Realistas, pasan a valorar cada idea pensando en el “Cómo se llevaría a cabo” y finalmente, el/los Críticos analizan cada idea que el Realista ha filtrado (de los Soñadores) viendo “qué puede fallar”.

Es posible que haya que repetir el ejercicio varias veces hasta que salgan ideas realmente buenas y que puedan ser de utilidad en el proceso. No obstante, es un ejercicio muy potente. ¡Compruébalo!

Consejo de Sabios

Esta técnica es muy divertida también, tiene un gran efecto y además, es muy fácil de utilizar. Se trata de conseguir fotos de personajes influyentes para los participantes para mostrárselas a la vez que les preguntamos, “si XXXX (Bruce Springsteen, Marge Simpson, Jordi Évole, etc) tuviera que dar una respuesta anteesto, ¿qué podría decir?”.

Con esto hacemos que la persona tome distancia del problema, piense en el personaje, que conoce muy bien, y cree nuevas alternativas.

design thinking

Técnica de los 6 sombreros para pensar

Se trata de trabajar para generar ideas para la solución de un problema ya detectado.

Es una dinámica que se suele hacer en grupo, pero si estamos trabajando con una persona de forma individual, también la podemos emplear haciendo que pase por los diferentes sombreros, siendo nosotros el Azul, ahora comprenderás.

En grupos de 6 se puede hacer ejercicio de 2 formas (si el grupo es de 7, 8 o 9, que no supere los 10, es interesante equilibrarlo con los sombreros Verde, Amarillo y Negro):

De forma individual: se asigna un color de sombrero a cada persona.

De forma secuencial: todos se ponen todos los sombreros, se deja pensar unos momentos y se pone en común, y así hasta pasar por todos ellos

Una vez determinemos la forma en la que se va a jugar (aunque esto lo puede determinar el que tenga el sombrero azul también), comenzamos. Será siempre el que posea el Sombrero Azul el que comience. Una vez hable el Azul, intervendrá el Sombrero Blanco, con cual dará una visión objetiva de la situación y posteriormente irán hablando el resto de sombreros aleatoriamente.

Sombrero Azul: se comienza y termina por él. Es el facilitar y único autorizado para el cambio de sombrero. Explica qué se va a tratar (el problema ya detectado), controla los tiempos y el orden en la que intervienen las personas con el resto de sombreros.

Sombrero Blanco: la persona que lo lleve puesto tendrá que recopilar lo que las otras personas dicen y contarlo sin aportar nada personal. Exponiendo lo dicho de forma totalmente objetiva.

Sombrero Rojo: es el más irracional. Hablamos de corazonadas, intuición, etc. La duración de este sombrero será breve, pues no hay que dar explicaciones de por qué se siente “X” sino tan solo decirlo.

Sombrero Verde: el creativo. Hay que dejar que fluyan ideas y se creen posibilidades y nuevas propuestas. Se puede volver a este sombrero siempre que se quiera y se necesite.

Sombrero Negro: es el que hablará sobre lo que puede fallar de la idea propuesta. Los motivos por los que puede salir mal.

Sombrero Amarillo: es el opuesto al negro. Mira desde el optimismo y de forma constructiva.

Espero que este post te haya resultado interesante y ¡no dudes en escribirme para contarme qué resultados obtuviste!

Para terminar, dejo una frase de Picasso que me encanta:

“Otros han visto lo que es y preguntaron por qué. Yo he visto qué podría ser y he preguntado por qué no”